Inicio



  • Imagina


  • Transfers



 
Recargar   Disminuir tamaño de letra   Aumentar tamaño de letra   Imprimir texto
Inicio / Programa / Actos Oficiales / Recepción de Bienvenida y Cena de Clausura

Recepción de Bienvenida y Cena de Clausura

  src=/congresos/gestor/ckfinder/userfiles/images/twittericon(3).jpg src=/congresos/gestor/ckfinder/userfiles/images/facebookicon.jpg
MIÉRCOLES, 29 DE OCTUBRE >> RECEPCIÓN DE BIENVENIDA DEL CONGRESO
 
 
Fecha: 
Lugar:  
Miércoles, 29 de octubre a las 20:30 h. (Puertas abiertas desde las 19:45h.)
Peristilo del Teatro Romano de Mérida.
Plaza del Teatro Romano Margarita Xirgú, s/n.
  Al finalizar el acto se celebrará un cóctel de bienvenida.

Para acceder será imprescindible presentar la invitación que podrá recoger en la secretaría técnica junto con su documentación.

La organización pone a disposición de los congresistas un servicio de traslado en autobús desde el Hotel Tryp Medea y regreso. (Desde el resto de los Hoteles de la organización se puede acceder a pie).
Horarios del autobús: Salida a las 19:30h. desde la entrada del hotel y regreso a la finalización del acto.
 

Teatro romano de Mérida
El Teatro se construye bajo el patrocinio de Agripa, yerno de Augusto, a caballo entre los años 16 y 15 a.C., cuando la Colonia fue promovida como capital provincial de la Lusitania. Al igual que el edificio contiguo del Anfiteatro, el Teatro se edificó parcialmente en la ladera de un cerro, lo que abarató sustancialmente los costes de su fábrica. El resto se erigió en obra de hormigón forrada de sillares.

Aunque los romanos no eran muy aficionados al teatro, una ciudad de prestigio no podía dejar de contar con un edificio para los juegos escénicos. El de Augusta Emerita fue especialmente generoso en su cabida: unos seis mil espectadores. Éstos se distribuían de abajo a arriba según su rango social en tres sectores de gradas, caveas summa, media e ima, separados por pasillos y barreras. A todas las gradas se accedía con facilidad desde escalerillas distribuidas de manera radial por las caveas. A través de pasillos se llegaba a las puertas de acceso o vomitorios.

La deteriorada grada superior o summa cavea era lo único que emergía del edificio antes del inicio de su excavación en 1910. Al quedar arruinadas desde antiguo las bóvedas de los accesos, sólo quedaban en pié los siete cuerpos de sus gradas, lo que dio lugar a que los emeritenses bautizaran a esas ruinas como las Siete Sillas.

La cavea ima, donde se acomodaban los caballeros de la ciudad, se modificó en época de Trajano, erigiendo en su centro un espacio sagrado rodeado de una baranda de mármol. Delante de la cavea ima vemos tres gradas más anchas y bajas, donde los magistrados y sacerdotes de la ciudad disfrutaban del espectáculo sentados en sillas móviles. Aquellos accedían a sus escaños desde las grandes puertas laterales ubicadas en ambos extremos. Sobre éstas puertas se hallaban las tribunas de los magistrados que costeaban el espectáculo.

El espacio semicircular donde se ubicaba el coro, la orchestra, luce un suelo mármol fruto de una reforma tardía. Tras la orchestra se eleva el muro del proscenio, de exedras circulares y rectangulares. Sobre él se desplegaba la escena. Originalmente era un entarimado de madera bajo el que se distribuían todos los artilugios de la tramoya.

La escena se cierra con un muro de treinta metros de altura, el frons scaenae, estructurado en dos cuerpos de columnas entre la cuales podemos ver estatuas de emperadores divinizados y de dioses del mundo subterráneo. Todo se eleva sobre un podio decorado con ricos mármoles. En el frente escénico se encuentran tres vanos por los que accedían los actores al escenario. El central, la valva regia, remata en dintel sobre el que se asienta la estatua sedente de la diosa Ceres (o Livia, la mujer de Augusto, deificada). Desde la coronación del frente escénico pendería una marquesina de madera para mejorar la acústica del recinto, ya de por sí excelente.

Tras el muro del frente escénico se desarrolla un amplio jardín porticado cerrado por muros con hornacinas que fueron decoradas con estatuas de miembros de la familia imperial. En el eje de este pórtico, en línea con la valva regia y el espacio sagrado de la ima cavea, se halla la aula sacra, un pequeño espacio sagrado con una mesa de altar donde se honraba a la figura del divino Augusto.

Peristilo
Tras la escena se construyó una zona ajardinada de planta cuadrangular rodeada de columnas y pórticos, el peristilo, que se usaba como área de esparcimiento. Al fondo de este jardín, en eje con la puerta central de la escena, existe una pequeña sala dedicada al culto imperial, según se deduce del hallazgo de un retrato escultórico del emperador César Augusto ataviado como Pontifex Maximus. En la esquina norte del peristilo, elevadas sobre el nivel del jardín, están las letrinas, y al oeste los restos de una casa construida tras el abandono del teatro. Esta residencia cuenta con un patio rodeado de columnas y pilastras y varias habitaciones, algunas rematadas con forma de ábside y la mayor de todas con pinturas murales que representan figuras humanas a tamaño natural.
   
src=/congresos/gestor/ckfinder/userfiles/images/diviion(8).jpg  
   
VIERNES, 31 DE OCTUBRE >> CENA DE CLAUSURA
 
   
Fecha:
Lugar:

Viernes, 31 de octubre a las 21:00h.
Parador de Mérida
Acceso peatonal: Plaza de la Constitución, nº 3.
Acceso con vehículo: C/ Almendralejo, nº 56.
www.parador.es/merida
 
  Para acceder será imprescindible presentar la invitación que podrá recoger en la secretaría técnica junto con su documentación.

La organización pone a disposición de los congresistas un servicio de traslado en autobús desde los Hoteles Tryp Medea y Velada Mérida y regreso. (Desde el resto de los Hoteles de la organización se puede acceder a pie). Horarios de los autobuses: Salida a las 20:45h. desde la entrada de los hoteles y regreso a la finalización del acto.
 
     
src=/congresos/gestor/ckfinder/userfiles/images/socialesPARAOR.jpg  

El Parador de Mérida conserva la estructura del antiguo convento del siglo XVIII, instalado sobre los restos de un templo dedicado a la Concordia de Augusto y brinda al huésped la oportunidad de conocer la riqueza patrimonial de la bellísima ciudad de Mérida y los espacios naturales de los alrededores. El salón del hotel, la antigua capilla del convento, el patio interior y los hermosos jardines donde se ha instalado el "Jardín de Antigüedades", conjunto arqueológico formado por elementos mudéjares, romanos y visigóticos, son algunos de sus espacios más destacados.

Historia del Parador
El recinto que ocupa este establecimiento conoció sus primeros orígenes como Foro Provincial romano y también Templo de la Concordia, justo al lado del Arco de Trajano, que aún se mantiene en pie a pocos metros del Parador. Basílica visigoda después y, más después, mezquita que quisieron Levantar los moros conquistadores. Pero, ya avanzada la Edad Media, este recinto fue, otra vez, reconquistado para la Cristiandad y convertido en la parroquia de Santiago. A principios del siglo XVII, se instaló allí el Convento de Jesús y ya a en el siglo XVIII se convierte este mismo recinto en “Jardín de Antigüedades” muy a la moda de aquellos tiempos, parte de cuyo patrimonio se encuentra expuesto en los jardines del Parador y lo más importante está hoy en el Museo Nacional de Arte Romano, de imprescindible visita.

Puede descargar el folleto "Mérida y su Parador" pinchando aquí


 
   
 

Plano de situación de las sedes del congreso:

Ver Sedes XIX Congreso de la SEFAP en un mapa más grande


« Volver
 © 2017  Brigantia | CONGRESOS.NET